Marruecos ha empezado a tolerar los grupos de músicos callejeros